martes, 27 de septiembre de 2016

El pasado día 8 de septiembre, día de la Virgen, fallecía en Los Santos de Maimona, el que hasta ahora había sido su párroco PEDRO MARÍA MANCHA CADENAS.

De niño Ingresó en el Seminario de San Atón de Badajoz, donde se Ordenó de sacerdotes el día 29 de junio del 1969. Fue párroco de Hinojosa del Valle y Puebla del Prior. Más tarde fue trasladado a Alburquerque, y desde allí, porque ya en el Seminario, Pedro María, iba forjándose su espíritu misionero, el ansia evangelizadora en la Misión Ad Gentes, y de esta Comunidad de San Mateo, los designios de Dios se lo llevaron a Zimbabue, donde hizo una extraordinaria labor en la formación de los sacerdotes nativos y en la construcción del seminario. La malaria lo apartó de la misión y, de vuelta a España, Pedro María Mancha fue nombrado Párroco de la Roca de la Sierra, luego de las de Jerez de Los Caballeros y en 1.998 de Ntra. Sra. de los Ángeles de Los Santos, desde donde nuestro hermano Pedro ha partido para la casa del Padre. Descanse en Paz



jueves, 25 de agosto de 2016

Encuentro con los hermanos y hermanas misioneros de Perú


Del 24 de julio al 15 de agosto los he pasado  en  Perú  visitando  a nuestros hermanos: Fernando Cintas,  Manolo Vélez,   Antonio Sáenz,  Juan Andrés,  César,  que junto con  nuestras hermanas: Isabel, Glafira, Rosa, Judí, Roció  y Caty,  Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana,  forman el grupo   de nuestra Iglesia de Mérida - Badajoz que están como misioneros y misioneras en el país andino desde hace más de treinta años.

Con ellos he visitado sus parroquias y sus distintas comunidades dando comienzo por las que sirve Manolo Vélez, Llanacora donde pasé un par de días, allí estaba Coro, la veterana misionera que emplea sus vacaciones para servir y colaborar en  varios proyecto que lleva en la Diócesis de Chachapoyas desde hace más de una década; en esta ocasión se encontraban en Cajamarca con las hermanas:  Hijas de María Madre de la Iglesia, (también paisanas nuestra fundadora Beata Matilde) que llevan una gran obra en Baños del Inca Cajamarca. También visitamos  la Comunidad de  Shaullo Grande para ver las obras de  la Iglesia que,  gracias a la ayuda del Fondo de Solidaridad Diocesano, esa comunidad está construyendo.

 De allí pasamos a Celendín para estar con Antonio Sáenz y celebrar con él las Fiestas Patria y las Fiestas Patronales. Allí coincidí, ellos ya de vuelta del itinerario que yo empezaba, con nuestros amigos: José Rubio, Sonia, Gema, Isabel y Carmen,
que como en otras ocasiones, inquietos y preocupados por  la misión Ad Gente han vuelto para pasar un mes con los sacerdotes y religiosas   de nuestra diócesis colaborando con ellos en todo lo que conlleva la Misión.  
A los dos días Antonio nos llevó a orillas del Marañón, línea divisoria entre  la Jurisdicción de Celendín y Leymebamba, ambas parroquias de diócesis distintas,  (Cajamarca y Chachapoyas)  y donde nos recogió Juan Andrés y David, el Ángel de la Guarda del padre,  que venían de celebrar en Chacantos. Sacamos las viandas, y celebramos el encuentro gozoso comiendo debajo de un MANGO, que nos supo a Gloria;  terminada la comida Antonio se volvió a Celendín y nosotros nos marchamos a Leymebamba  pasando por el Calla Calla, que nunca me acostumbro,  aunque tengo que decir que es espectacular todo el camino. Al fin llegamos sanos y salvos a  Leymebamba.  Aquí  y en los alrededores nos pasamos unos días compartiendo Misa y mesa  en Palmira, Dos de Mayo y Montevideo.

Nos marchamos a Chachapoyas para  visitar al Sr. Obispo D. Emiliano y a Caty, allí esperamos a César que venía de visitar las comunidades más lejanas  de sus parroquia y que se había pasado ocho días con muchas horas de carro, mulas,  y a pie,  para poder visitarlos a todos. Ese mismo día, después de comer con  Caty  nos marchamos a Rodríguez de  Mendoza.

Allí me pasé unos días con César, conviviendo y visitando algunas de las comunidades más cercana:  Omia,  Los Olivos donde la Titular es la Virgen de Gracia, donada por la Comunidad de Oliva de la Frontera , es  una excelente talla (hecha por nuestro amigo José M. Gamero Gil),   que ellos la veneran con mucha devoción y fe.
Misas por difuntos recientes con sus correspondientes suculentas cenas celebrativas.

El domingo a las siete en la radio, en un programa que tiene los domingos César. Después  camino de Huambo para desayunar con las hermanas y celebrar la Eucaristía con la Comunidad Parroquial, ¡Que gusto celebrar  en esa comunidad!  Vuelta a Mendoza para Celebrar la Misa  Parroquial. Después de la comida  vinimos a dormir al Convento de nuestras hermanas en Chacha, allí nos alojó Caty y compartimos cena y  comida del día siguiente con: Caty, Juan Andrés, Coro, David, César y un servidor. Después de los postres, brindis y fotos, dejamos a César, que intervenía en la Formación Permanente del Clero de Chacha, que daba comienzo al otro día y nosotros  vinimos a Leymebamba. 

Y cuando se cumplió el tiempo me llevaron a Chacantos, no sin antes pasar por el Calla Calla,  donde nos esperaba otra vez Antonio Sáenz,
 Nos fuimos a una casa y abrimos las mochilas y sacamos: la tortilla de Patatas, filetes de pollos empanados, que nos había preparado Coro, y algunas latas que teníamos de reserva y comenzamos el festín. Terminado el banquete Antonio,  Lázaro, su compañero y yo nos volvimos a Celendín, como estaba previsto para pasar unos días con Antonio que resultó para mí muy interesante tanto por nuestras largas charlas como la despedía en Aguadulce con aquella comunidad encantadora a muchos metros de altitud y acceso endiablado
El día doce me llevó a Cajamarca, saludamos al Obispo y Antonio me despidió en el aeropuerto rumbo a Lima.

En Lima me marché con las Hermanas: Isabel, Glafira, Judi y Rocio y Nuestra Coro que había llegado esa mañana con Juan Andrés que aprovechó para resolver algunos asuntos en Lima, allí estuvimos unos días conviviendo y celebrando acontecimientos. Allí nos juntamos con Fernando Cintas, el Decano de los Misioneros de Perú con más de tres décadas de permanencia en tierras peruanas, se encuentra en Mala a pocos kilómetros de Lima en la Costa del Pacífico. Comimos ese día con las hermanas que abrieron su mesa, como siempre, a los nueve comensales que ese día éramos, con palabras de Fernando, que me ponía en un correo, podemos definir el encuentro: “Gracias a las hermanas y a todos vosotros por el  día tan estupendo que hemos pasado”.
 Y el día 15 tomé el avión con destino  a España aterrizando en la T4 a los 14,30 minutos
Amigos y amigas   han sido muchos  los acontecimientos y experiencias vividas  en esos 21 días que he compartido y vivido  entre vosotros, ciertamente la estoy recordado  con nostalgia y cariño mi paso por: Lima, Cajamarca, Celendín,   Leymebamba,  Chachapoyas, Rodríguez de Mendoza y las respectivas parroquias y comunidades con las que he convivido y en las que he  celebrado  la Eucaristía y  otras Celebraciones, en ellas era obligado, porque ellos lo exigían, manifestarle el saludo, el  recuerdo y el cariño  de los padres que por la Misión pasaron; Ángel Maya, Antonio León, Isidro Luengo, José A. Ardila, (P.Josely), Diego Isidoro y Federico Gragera, (P.Fede) , sin olvidar a Leonardo que pasó un tiempo con Josely en Sorochuco. Ante este saludo  mencionando a los sacerdotes, ellos respondían con un cerrado aplauso….; por todo esto y otras muchas razones similares, tengo que decir que, una vez más,  mi paso por esas tierras, como en otras ocasiones,  ha supuesto una experiencia espiritual fuerte  e importante en mi vida. Si Dios quiere, no será la última vez que vuelva a estar entre vosotras y vosotros.
Soy consciente que son muchas cosas importantes las  que me quedo por contar y decir,  por eso,  parangonando a un personaje de Campoamor,  solo me queda decir que  “Cuantas cosas os  diría si yo supiera escribir”.


jueves, 14 de julio de 2016

JOSÉ MARI BIENVENIDO

  
En medio del estío vacacional la Delegación Diocesana de Misiones de la Diócesis de Mérida-Badajoz ha recibido la grata visita de uno de nuestros misioneros y no viene de paso, viene para quedarse entre nosotros, regresa a su Diócesis que lo vio nacer. Como podéis imaginar esta vuelta a su casa produce en nosotros una grata alegría. Y no vuelve con las manos vacías, no, vuelve con las manos llenas de una labor larga y ardua desarrollada en tierras hispanoamericanas. Vuelve recién cumplidas sus Bodas de Oro Sacerdotales.


            José María Galán Becerra, natural de Hornachos, nace el 30 de septiembre de 1.941. Desde pequeño sintió a Jesucristo como algo especial en su vida e ingresa en nuestro Seminario Diocesano de San Atón donde cursa los primeros años en el Seminario Menor y la Filosofía en el Mayor. Los estudios teológicos los realiza en Madrid en el Seminario Hispanoamericano hoy desaparecido. A lo largo de este tiempo, principalmente en teología siente la vocación específica misionera. Recibe la ordenación sacerdotal en la Diócesis el 27 de junio de 1.965 rigiendo la Diócesis D. Doroteo Fernández y Fernández
            Sus primeros pasos apostólicos los desarrolla por breve tiempo en Higuera de Llerena donde es enviado por el Sr. Obispo.
            Unidos a otros cinco compañeros sacerdotes diocesanos son enviados, a través de la OCSHA a Costa Rica previa petición del Obispo Monseñor Arrieta. A simple vista podía parecer una frivolidad, una especie de aventura, pero no lo fue, consistió en una opción. Iban como discípulos-misioneros y testigos del Evangelio. Arriesgasteis y apostasteis por Jesús y su sueño: “Id por todo el mundo a anunciar el Evangelio”.            Después de varios años en Costa Rica donde trabaja en diversas parroquias,  vive y trabaja durante un buen puñado de años desarrollando su existencia sacerdotal.  Se traslada a petición del Obispo de la Diócesis de Ponce a Puerto Rico, donde también ha desarrollado su labor pastoral en diversas parroquias, resaltando su entrega a formar Comunidades Neocatecumenales.  Su vocación misionera le ha producido grandes alegrías como ha sido el poder compartir su vida con otros hermanos de diferente cultura.
Tanto en Costa Rica como en Puerto Rico ha sido muy feliz. La Misión ha llenado el sentido de su vida y le ha ayudado a sentirse realizado como persona y como cristiano.

            Amigo José Marí: Estamos muy contentos de tu vuelta, siéntete acogido por esta Delegación y por la Diócesis a la que siempre perteneciste. Te deseamos buena estancia junto a tus hermanos, hermanas, sobrinos y familia.

Semana Española de Misionología 2016


Del 4 al 7 de julio de 2016 se celebró en  Burgos la 69 Semana Española de Misionología bajo el lema: "La Misión y el Diálogo Interreligioso", en la que hemos participado  un grupo de sacerdotes y laicos,  de las Diócesis de Coria-Cáceres y de Mérida-Badajoz, como lo podéis contemplar en la fotografía.



Han sido unos días intenso  de convivencia,  oración y Formación, a  través de las conferencia  y  dos  mesas redondas sobre la "Experiencias misioneras de diálogo interreligioso en la misión" y "Experiencias de diálogo interreligioso en España" con la participación de misioneros, misioneras y expertos en las materias.
Para quienes hemos tenido la suerte de poder actualizarnos  con las conferencias y los testimonios de aquellos que en primera línea están ejerciendo el Diálogo, ha  sido una gracia de Dios haber  participado en la 69 Semana de Misionología de Burgos.

lunes, 11 de julio de 2016

Clausura de curso grupo de animadores misioneros

El día 25 de junio nos reunimos  el grupo de animadores misioneros de nuestra diócesis en Villafranca de los Barros. Quedamos a las 10:30h nos encontramos en un bar de la ciudad para empezar tomando el tradicional café antes de dar comienzo la jornada. 
Posteriormente nos trasladamos al templo de la patrona Ntra. Sra. de la Coronada para dar comienzo la reunión con una oración compartida entorno al tema del año que tratamos sobre la misericordia. A continuación revisamos el curso e hicimos una proyección para el próximo curso. Terminado el día con la parte lúdica del baño y la comida, que nos ofreció la anfitriona Coro Díaz Tortonda.